Inicia en Alemania primer proceso judicial contra Volkswagen

Tamaño de letra

Casi seis meses después de que saltase a la luz el escándalo de manipulación de vehículos de Volkswagen, el grupo automovilístico respondió por primera vez ante la justicia alemana a instancias de una demanda interpuesta por un consumidor.

El demandante, un profesor universitario que habría comprado cada cuatro años nuevos vehículos de alta gama de la marca Volkswagen, acusa al fabricante germano de una difusión falsa de los valores de las emisiones.

“Mi cliente descubrió por él mismo en internet que su auto estaba también afectado por el escándalo de emisiones y se enojó porque el concesionario no le había informado de forma directa”, declaró Dietrich Messler, abogado del demandante.

El despacho de abogados se puso entonces en contacto con el concesionario de coches y le pidió que manifestase su opinión. Esta llegó rápidamente y en ella, el distribuidor de Volkswagen indicaba que la empresa matriz trabajaba para ofrecer una solución lo ante posible y que se pondría en contacto con el cliente en cuestión en cuanto esta estuviese disponible.

La contestación no satisfizo, sin embargo, al letrado quien argumentó que el “desarrollo y la producción de soluciones de software y hardware podrían tardar mucho tiempo en completarse y que estaba claro que no se podría ofrecer una rectificación oportuna por parte del concesionario”.

En este punto, el cliente exigió avanzar hasta un segundo paso solicitando una “reposición”. Así, ofreció al vendedor de Volkswagen comprar un vehículo nuevo y devolver el auto antiguo teniendo en cuenta los kilómetros realizados. No obstante, no recibió respuesta alguna.

Como última opción, el catedrático universitario solicitó una rescisión del contrato de compra de su vehículo, exigiendo la devolución del importe pagado restando de la suma el kilómetraje realizado con el auto. Sobre esta segunda propuesta tampoco recibió noticia alguna.

De esta forma, el cliente optó por acudir a la justicia. El demandante reprocha el nivel de los contaminantes de su Volkswagen ya que no se corresponden con la información contenida en los folletos publicitarios del carro.

Además, debido a que el auto todavía se encuentra en período de garantía, la acción judicial se dirige contra el fabricante, el Grupo Volkswagen.

El juicio, que se celebra en la corte de Bochum (en el centro-oeste de Alemania) está siendo mirado con lupa por concesionarios y usuarios afectados por el escándalo de manipulación de Volkswagen.

Los expertos, no obstante, consideran que el fallo del tribunal de Bochum no será todavía definitivo y creen probable que el caso se derive a instancias judiciales superiores.


Este artículo ha sido visto 579 veces!

Deja un comentario